Comunicación Social UNPF

  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • Comunicación UNPF

Fomenta espacios sanos de convivencia


En México, 7 de cada 10 alumnos de primaria y secundaria han sido víctimas de acoso escolar.



En los últimos años, se ha elevado el número de casos de bullying, este fenómeno se define como el hostigamiento escolar o maltrato escolar que incluye el daño físico o psicológico a cualquier compañero de escuela, este acto de agresión si bien inicia en la primaria, es en la secundaria y preparatoria donde alcanza sus dimensiones más graves, por lo que requiere mayor atención.



Si bien es cierto que esta problemática se origina en las escuelas, no debería estar ajeno de la atención de los padres, por lo que es muy importante trabajar desde el hogar.


En estos casos de violencia, todos somos responsables desde nuestro quehacer diario, se necesita de manera urgente actuar con responsabilidad, cabe resaltar, que de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en los últimos tres años, el bullying en México aumentó 12%.


Además, la OCDE agregó que, en México, 7 de cada 10 alumnos de primaria y secundaria han sido víctimas de acoso escolar, lo que cataloga al país como el primero a nivel mundial en casos de bullying en niños y adolescentes.


Las consecuencias del acoso escolar llegan a provocar en varios casos, el incremento de los suicidios de niños entre 10 y 13 años, razón por la cual urge su erradicación.


Para frenar el bullying es necesario recurrir a la prevención, pues es la mejor alternativa para reducir estos índices de violencia, por lo tanto, la atención primaria ante este fenómeno debe dar desde las familias.


Para poder intervenir, es necesario identificar que existen 3 actores claves que participan en dicha violencia el primero; es la víctima, el segundo el agresor y el último el espectador quien suele ser el elemento clave para poder acabar con el bullying dependiendo si su participación apremia el acto o la rechaza.


De manera casi inmediata los padres de familia requieren identificar de manera potencial los rasgos característicos de los agresores, con la finalidad de brindarles apoyo. El comportamiento es muy similar entre ellos pues demuestra falta de empatía, no controlan su ira, se creen superiores a los demás, replican las conductas que aprenden en el hogar, carecen de habilidades para resolver conflictos, no son reflexivos e incluso piensa de manera constante que los demás siempre en su contra.


Papá, mamá que nos estás viendo, o cualquiera que conozca de un caso en particular sobre bullying quiero decirles que no están solos, ahora existen diversos organismos que pueden brindarte orientación para enfrentar el acoso escolar, siempre es bueno buscar ayuda de los especialistas, pero sobre todo deja en claro a tu hijo que desapruebas esa conducta.


#FomentaLaPaz

18 vistas