Comunicación Social UNPF

  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • Comunicación UNPF

Coloquio: A mí nadie me toca

El pasado 4 de abril, la Unión Nacional de Padres de Familia, realizó el coloquio

con la finalidad de dar soluciones a este indignante problema

Conclusiones del coloquio

A mí nadie me toca


Primer lugar mundial, ¡eso es espeluznante! las cifras son acerca del abuso sexual en menores de edad.


La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ha mencionado que, en un año, hubo en México 4.5 millones de víctimas de abuso en menores. Hoy, pereciera que las legislaciones quisieran regularizar ese abuso, ¿qué significa? que tenemos un gran trabajo por delante, que va a exigir de nosotros una gran creatividad, un gran diálogo, gran capacidad para construir alternativas que aminoren la cantidad de niños, niñas y adolescentes que hoy son usados como si fueran parte de la cultura del descarte, sin mayor conciencia, sin mayor responsabilidad, porque quienes lo hacen, saben que el andamiaje jurídico de este país pareciera una basura.


La impunidad sale cara, no monetariamente hablando, si un solo niño, una sola niña, un solo adolescente sufrirá, es razón suficiente para ponernos de acuerdo y hacer algo juntos.


Primero. - Debe haber una gran alianza entre la familia, los maestros, las escuelas y las instituciones para fortalecer, para consolidar el afecto, la autoestima, la valoración del cuerpo y los límites de la educación, no importa de qué niño se trate, no importa si es escuela de financiamiento público o es escuela con financiamiento privado, los niños merecen esta gran alianza.


Segundo. - Tenemos que hacer una gran alianza dentro de la familia, para impulsar la verdadera comunicación familiar, esa que llene los vacíos de comunicación y de diálogo, que hoy los llenan otros con no claras intenciones o redes sociales que. casi siempre, curiosamente, terminan con millones y millones de dólares de ganancia a costa del abuso de los menores.

Tercero. - Tenemos que darle celeridad a este acuerdo, papás, maestros, escuelas e instituciones, para establecer de inmediato protocolos de acción, protección, prevención, de lo que sea necesario y, si para eso nos tenemos que sentar con el titular del SIPINA, con la Procuraduría de la Defensa del Menor y con la mesa de terapias, con quien sea, lo haremos; ya basta, tenemos que sentarnos a la brevedad para evitar que sucedan casos como el ocurrido en el preescolar de la Alcaldía de Gustavo A. Madero.


Cuarto. - Esta gran alianza debe buscar la manera de impulsar propuestas de reforma a estas leyes que parecen que están empecinadas en facilitar que el abuso sexual sea algo normal, que se regularice como algo natural.


Tendremos que hacer alianza para impulsar la capacitación, la sensibilización de maestros, de padres de familia e instituciones. Junto con la Comisión Mexicana de Derechos Humanos podríamos realizar juntos la auténtica Cartilla de Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, no esa que hoy, lamentablemente, por ley, le dice al menor que él se puede auto explorar, incluso en compañía de otros.


Esta gran alianza la tenemos que hacer ya, para que recuperemos la dignidad de los niños, niñas y adolescentes, velando por su integridad y por su sano y gradual desarrollo.


Vamos a encontrar instituciones públicas chicas, medianas y grandes de todo el país, que también tienen este anhelo, pero no saben cómo, o se sienten solas, o piensan que en la PGR no se puede hacer nada, algo tenemos que hacer juntos.


Finalmente, ante panorama mostrado, en donde el 93 % que no se denuncia, cuando somos el primer lugar en abuso sexual infantil, me parece que una de las cosas que tendríamos que buscar primero, inmediatamente, es una mesa de coordinación con quien maneja la línea telefónica para denunciar el acoso, para quien maneja la página de internet y para quien tiene el centro de apoyo y terapia, para que, con esta mesa de coordinación, impulsemos campañas que se sugirieron aquí como la de ”escuela libre de violencia y acoso”, o para que en esta misma mesa nos inviten a generar la ley o las leyes que cuiden la integridad de los niños, niñas y adolescentes.


En conclusión, el universo de abuso es tan grande que, enfocarlo a un solo segmento, pareciera que tuviera una sola intencionalidad; no, el abuso debe ser problema de todos, y por lo tanto, todos debemos aportar nuestro granito de arena.

83 vistas