X

Hazte papá UNPF ¡Afíliate!

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

La tecnología y los dispositivos móviles nos han hecho dudar acerca de los beneficios que pueden traer para nuestros hijos. ¿Qué es lo mejor, niños con o sin gadgets?

Hoy, es muy común ver niños con dispositivos móviles. Sea un Smartphone o una Tablet, nos sorprende ver el grado de conocimiento que tienen para manipularlos sin ninguna dificultad, incluso mejor que un adulto.

Pero las dudas se ciernen en la mayoría de los padres de familia, quienes ven en la tecnología una brecha en la que los “gadgets” representan un medio innovador para el entretenimiento y aprendizaje de sus hijos, y a la vez, un factor perjudicial que restringe sus capacidades, un distractor, un limitador de calidad de vida.

Ventajas

  • Contenidos beneficiosos

Existen en las tiendas de aplicaciones infinidad de programas de entretenimiento, creatividad, y estudio didáctico adaptados a los niños; son accesibles y con una interfaz de usuario fácil de emplear y configurar.

  • Mayor control parental

En este aspecto, la interfaz de los dispositivos móviles y las aplicaciones nos permiten administrar lo que nuestros hijos pueden ver, y lo que no, a través de las configuraciones predeterminadas o las especializadas que incluyen control parental. Esto es algo que no se puede realizar a detalle en la programación de la televisión abierta, y en la de paga (aunque se puedan bloquear canales específicos).

  • Mejora de habilidades específicas

Ciertas aplicaciones están diseñadas para estimular y desarrollar en los niños habilidades y capacidades específicas, además de aportarles conocimientos y aprendizaje.

Pueden ayudar con a la memoria, a mejorar la atención, la comprensión lectora, el cálculo mental, etc. a través de juegos, cuentos, canciones y formatos multimedia.

Desventajas

  • Aislamiento

 Un niño en posesión de un dispositivo móvil implica una pausa en su relación con el exterior, no habla y mantiene, ansioso, su mirada pegada a la pantalla a la espera de ver qué pasará en su serie animada favorita, o concentrado al 100% en su juego predilecto.

  • Pereza mental

Cuando un niño se entretiene en una aplicación, prácticamente “tiene que interactuar”, todo está hecho y listo para que él pueda usarla al instante. En cambio, si hablamos de “jugar a la antigua”, improvisar con creatividad en los elementos del entorno físico y abstracto, es el elemento clave que estimula la mente.

¿Entonces, cuál es el riesgo? Que un niño tenga pereza mental, es decir, que su capacidad creativa esté estancada y le de flojera imaginar o pensar si quiera.

En un dispositivo móvil lo tiene todo listo y fácil.

  • Dependencia

Si tus hijos están acostumbrados al uso ilimitado de los dispositivos móviles, probablemente hayan desarrollado adicción y dependencia a éstos.

Los berrinches, lloriqueos y el mal humor se harán presentes si son castigados o sancionados con retirarles el celular o la tableta por algún tiempo.

  • Sedentarismo

El inconveniente más grave y con más secuelas es, sin duda, el sedentarismo.

Al estar encerrado en casa, sentado o acostado frente a la pantalla de un gadget por el resto del día puede culminar con riesgos altos de padecer obesidad y problemas con la postura. Además, forzar los ojos ante el brillo de la pantalla a unos cuantos centímetros del rostro durante el día entero también es perjudicial.

¿Cómo moderar la situación?

Lo mejor que podemos hacer como padres de familia es aprovechar las ventajas de los dispositivos móviles (evitando sus inconvenientes), equilibrando el uso y el tiempo que nuestros hijos les dan.

Al César lo que es del César… Si tu hijo tiene pocos años de vida no es conveniente familiarizarlos con esta clase de tecnología, pues existe un gran riesgo de sesgar su desarrollo físico y mental desde muy temprana edad.

Lo ideal es que se le permita emplear gadgets a partir de los 12 años, con horarios establecidos que no rebasen 2 horas al día, según la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría.

Igualmente, se debe llevar un control de lo que está revisando en Internet, en sus redes sociales, y las aplicaciones que utiliza, pues el riesgo de los medios digitales también condensa nuevas problemáticas como el grooming.

Pin It